Articulos

¿Cuál es el sustrato adecuado para mi tortuga?

Traducido y adaptado por Andrés Romanowski – Grupo Tortuga.

Texto original - por Andy C. Highfield


Introducción:

Desde el momento en que una tortuga nace hay un elemento con el que siempre esta en contacto: el sustrato. Es por esto que es muy importante elegir adecuadamente cual vamos a utilizar! Muchas personas cometen el error de pasar por alto este tema y solo se preocupan por la dieta o la iluminación. Sin embargo, una mala elección del sustrato puede tener consecuencias fatales para su tortuga.

Una de las primeras cosas que hay que hacer notar es que distintos sustratos retienen distintos niveles de humedad. Las tierras arcillosas y los sustratos del tipo de un bosque  retienen mucha mas humedad que sustratos desérticos arenosos, por ejemplo. Asimismo, el factor de drenaje de estos sustratos es totalmente distinto en cada caso. Es común ver, especies áridas o semi-aridas con escudos podridos o con enfermedades respiratorias por haber sido mantenidas en sustratos húmedos; o ver especies tropicales deshidratadas por haber sido mantenidas en sustratos secos. Esto se debe a que el sustrato ejerce un gran efecto sobre las tortugas, por estar estas a una poca altura del mismo y rodeadas por el.

Muchas personas piensan que el pasto del jardín es un sustrato adecuado, lo cual no es totalmente correcto, ya que muchas especies mantenidas en estas condiciones terminan con escudos del caparazón o secciones del plastron podridas. En algunas especies, como las Sulcatas y las Leopardo, tener acceso a una región con pasto es excelente, pero solo si se provee además una región seca.

Muchas especies necesitan enterrarse o construir una guarida y por lo tanto, debe utilizarse un sustrato adecuado para esto. Las guaridas representan microclimas vitales y si las tortugas son privadas de ellas, muchas funciones metabólicas se ven afectadas.

Aunque los microclimas son un factor importante, no son lo único a considerar. La termorregulación y la estabilidad térmica se ven ampliamente afectadas por el sustrato. En la naturaleza, los sustratos son prácticamente infinitos en masa y proveen estabilidad térmica... no necesariamente en la superficie, pero si debajo de ella. Las tortugas aprovechan estas propiedades para su propia termorregulación. El grado de contacto corporal con el sustrato puede hacer que ocurra un flujo positivo o negativo de calor, por ejemplo. Algunas especies ganan la mayor parte de su temperatura tomando sol; otras lo hacen a través del contacto con sustratos tibios; y otras, haciendo ambas cosas. Un momento en el cual es vital la estabilidad térmica es durante la hibernación. También es muy importante para los juveniles, ya que son mas sensibles a las fluctuaciones.

 

¿Sustratos ideales?

Generalmente en las tiendas de mascotas se ofrecen muchos "sustratos ideales" para las tortugas. Sin embargo hay problemas con la mayoría de ellos:

  • Sustratos basados en fibras: frecuentemente fabricados con fibras de coco o similares. Puede volverse muy polvoriento. Es deshidratante. Puede ser comido. No provee ventajas térmicas. La mayor parte de estos sustratos son ideales para los hongos y organismos parásitos o bacterias.

  • Sustratos de alfalfa (pellets para conejos): deshidratante. Ha sido asociado con infecciones micóticas de la vista y el aparato respiratorio. Alto contenido proteico si es consumido (malo para la mayoría de las especies terrestres).

  • Chips de pino o cedro: altamente tóxicos cuando son expuestos al calor. Riesgos de muerte por impacto si es ingerido.

  • Virutas de corteza o musgo: úselo con extremo cuidado. Es ideal para que se metan pulgas y similares. Frecuentemente fatal si es ingerido. Las virutas de ciprés pueden ser utilizadas con éxito para algunas especies tropicales.

  • Diario o trozos de papel: no provee ningún tipo de microclima. Es inflamable (se debe tener cuidado con las fuentes de calor). Úselo con extremo cuidado.

  • Arena de carbonato de calcio: deshidratante. Puede causar irritación en la vista. Se ha reportado que ha tenido que ver con muchos casos de impacto intestinal.

 

Sustrato recomendado:

El sustrato que mejor ha resultado es la tierra (tipo compost) mezclada con una cantidad variable de arena (según la especie). Este debe tener una profundidad adecuada, de por lo menos 6cm (un poco mas de 2 pulgadas). Aumente la proporcion de arena para las especies mas áridas (mas o menos 30:70) y disminuya la misma para especies de hábitats mas húmedos (mas o menos 60:40) y agregue elementos que retengan humedad, como el musgo.

Recuerde siempre alimentar a la tortuga en una zona libre de arena (sobre un recipiente, por ejemplo) para evitar que ésta sea ingerida. Además emplee alimentos ricos en fibra, ya que aseguran un buen funcionamiento del tracto digestivo.

 

Nota: Siempre investigue acerca de la especie de tortuga que ud. tiene. Tenga en mente que cuanto mas se parezca el hábitat que ud. construya al hábitat natural de la tortuga, las probabilidades de que esta se mantenga saludable y crezca fuerte serán mayores.

Artículo publicado el 07/11/2003

Nota: Los textos y fotos publicados en este sitio son propiedad de Grupo Tortuga. Todos los derechos reservados. Se prohíbe su reproducción sin permiso previo de Grupo Tortuga.

Copyright 2003 - 2017 Grupo Tortuga. Todos los derechos reservados.